Entonces, ¿quieres cocinar pero no sabes ni hervir agua?

28 Jun

Muy bien. Estás solo en casa y harto, cansado, hastiado de comer pizza, comida china, hamburguesas, perros calientes, pollo frito y cualquiera de las opciones de comida rápida que hay cerca de tu casa. No tienes ganas ya de salir a comer ni a comprar comida para llevar. Extrañas la comida casera pero tampoco puedes salir corriendo a casa de tus padres y sentarte en el sofá a esperar que tu mami termine la paella dominguera o cualquiera que sea el banquete que te prepara a ti, su hijo/a consentido/a cuando viene a casa.

Por el otro lado, tu cuerpo comienza a mostrar señales de que está bueno ya de frituras, grasas, embutidos, alimentos altos en azúcares y en sodio. La piel pierde lozanía, tu cabello no esta en su mejor momento, tu digestión podría estar mejor y en general no estaría mal llevar una vida más saludable.

¡Listo, decidido, es hora de comenzar a cocinar! Muy bien, sencillamente -te dices- compro un libro de cocina o de recetas, o bajo alguna receta del Internet y salgo al súper más cercano a comprar los ingredientes. Pues si, amigo, resulta que no es tan fácil. Si no sabes ni cómo hervir agua, el pan tostado te queda horrible y freir un huevo resulta una tarea abrumante para ti, es muy probable que los libros de cocina o de recetas no te sirvan pero PARA NADA.

Seguramente conseguirás muchos blogs y páginas web dedicadas la cocina para principiantes o para la persona apurada, pero mi experiencia es que la mitad de lo que se consigue son para alimentos e ingredientes que no son comunes a Venezuela, ni siquiera a los latinoamericanos. No suena lógico que tu primer plato a cocinar tenga un nombre que nadie sepa pronunciar, cuyos ingredientes sean imposible de conseguir en los mercados locales y que (peor aún) no te recuerde algún capítulo agradable de tu niñez o de tu pasado en general. Porque la comida, igual que los olores, tiene esa maravillosa característica, de transportarnos con los sentidos al pasado y a momentos felices y agradables.

Si te sientes identificado, entonces probablemente encontrarás en esta historia que estoy armando una pseudo-guía muy útil para ti: el emprendedor pionero de la cocina. Digo pionero porque en esa casa, pieza o apartamento seguramente no se ha prendido jamás la cocina pero ni para hacer café. En tu micro-mundo, eres un pionero.

Bienvenido, yo espero disfrutar mucho la experiencia de compartir este blog contigo y espero que para ti sea, por lo menos, útil.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

El Club de los Buddhas Solitarios

¡Entra y mira el Dhamma!

Como los locos

El Consejo de Buda

Como los locos

Trail of Inspiration

Como los locos

A %d blogueros les gusta esto: